Actividades de mantenimiento preventivo de UPS’s

El mantenimiento preventivo de UPS está dirigido a dos componentes principales de este equipo: las baterías y el sistema mismo.

Cada uno es crítico para la confiabilidad y el rendimiento a largo plazo de la UPS.

El tipo de baterías instaladas y su capacidad, determinarán el tipo de tareas de mantenimiento que deben realizar los técnicos y la frecuencia de dichas tareas.

Por ejemplo, los sistemas pasivos de reserva más pequeños, generalmente usan bancos de baterías selladas que requieren poco mantenimiento.

Los sistemas de doble conversión generalmente usan baterías de celda inundada que requieren mantenimiento mensual.

Pero, a pesar de que las UPS requieren menos mantenimiento preventivo, las baterías son más caras de reemplazar.

Ya que las baterías de celda inundada ofrecen una vida útil casi tres veces mayor que las baterías selladas.

Y, por lo general, las baterías de celda inundada se instalan en bancos y habitaciones aisladas.

 

Tareas básicas de Mantenimiento Preventivo de UPS's

En cuanto al mantenimiento de una UPS, los técnicos deben:

  • Inspeccionar y probar el sistema de ventilación de la sala al menos una vez al mes para garantizar su correcto funcionamiento,
  • revisar las baterías para ver si hay niveles adecuados de electrolitos y signos de fugas,
  • inspeccionar los terminales en busca de signos de corrosión y acumulación de suciedad, así como mida y registre el voltaje y la corriente de todo el banco,
  • medir el voltaje y revisar un número aleatorio de células individuales y pruebar sus electrolitos
  • tomar mediciones en un registro para rastrear el rendimiento de la batería.

 

Dos veces al año, los técnicos también deben inspeccionar y volver a apretar las conexiones de la batería.

Las conexiones flojas conducen a una acumulación de calor en los terminales de la batería, disminuyendo la capacidad del sistema; reducen la vida útil de la batería y crean riesgos potenciales de incendio.

Anualmente, deben realizar una prueba de carga del banco de baterías para determinar su capacidad.

Este proceso requiere desconectar el UPS de su fuente de energía y permitir que las baterías suministren energía a una carga conectada.

La prueba continúa hasta que el diseño del sistema alcanza su tiempo de ejecución o hasta que se apaga debido a la baja tensión de la batería.

Los técnicos deben realizar exploraciones térmicas durante la prueba para identificar conexiones sueltas o corroídas.

La UPS en sí, también requiere un mantenimiento preventivo periódico.

Al menos anualmente, los técnicos deben desconectar el sistema e inspeccionar sus componentes en busca de signos de corrosión y daños por calor.

Un sistema de imagen térmica ayudará a identificar conexiones sueltas y componentes que pueden sobrecalentarse.

Finalmente, se debe eliminar la suciedad y el polvo de los componentes de la UPS, particularmente si las acumulaciones interfieren con la transferencia de calor.

Los técnicos también deben volver a apretar las conexiones de energía según las especificaciones del fabricante.

 

Lea También: El Hardware del computador

No hay comentarios

Agregar comentario